La crítica institucional en el arte conceptual: Hans Haacke

Desde fines de los 70′ y hasta fines de los 80′ se dará el arte conceptual. También llamado Idea Art, es la desmaterialización de objetos, el punto final del arte del siglo XX, tras viene esto el arte post-moderno. La materialidad del arte no importa, planteamiento filosófico, teórico, estético del arte, se une teoría y estética, pone al espectador en una situación límite.

Hay un mayor peso de la teoría sobre el objeto, primacía de la función sobre la morfología, es más importante concebirla, más que la apariencia que tenga luego, es importante la información, documentación que se aparta para concebir la percepción de la obra.

Desde mediados de los 60′, y todos los 70′, todas las prácticas de arte como información, arte de sistemas, arte como documentación (vídeo, fotografía, mass media…), todo lo que muestra el desinterés por el objeto artístico es arte conceptual.

La idea se convierte en una máquina que produce arte, por eso es difícil, contradictorio, ambiguo, se puede ver como derivación de tendencias constructivas, por ejemplo en los derivados del Suprematismo con Malevich, concepto por encima de la forma.

Hay una conexión filosófica, la teoría y estética unidas. La dificultad es porque desde mediados de los 60′ hay gran variedad de artistas y productos que se han llamado conceptual. En origen era una empresa dual basada en dos aspectos fundamentales, el examen teórico del concepto arte y producción de conceptos como arte.

La empresa nació de la crisis de la pintura, el informalismo que elimina los conceptos de la pintura, nos planteamos que es el arte; la teoría. La aparición del arte Concepto, aporta iconoclasta de Duchamp, que influirá más que nadie en la vanguardia del siglo XX.

Hans Haacke nació el 12 de agosto de 1936 en Colonia (Alemania). Su origen es germano-estadounidense, ya que gracias a una beca estudió en la Tyler School of Art de la Universidad de Temple en Filadelfia entre 1961 y 1962 y además vive en Nueva York.

A Haacke se le considera como uno de los principales representantes de la “crítica institucional”, que surge a finales de los años 70’. Su obra se caracteriza sobre todo por criticar el uso comercial que se ha hecho y se hace tanto del arte como del artista. Hay que señalar que su obra se ha censurado en muchas ocasiones por esa polémica y esa acidez que le caracteriza.

Desde 1967 y hasta 2002 ha sido profesor en la Cooper Union de Nueva York, pero eso no le impidió ser muy crítico con los museos y con las galerías, ya que opina que muchas veces son instrumentalizadas por los ricos para influir en la opinión pública.

A raíz de todo esto, el artista empezó a desarrollar la idea de “crear sistemas y procesos” más que obras de arte. Estas obras son las realzeitsysteme, es decir, sistemas en tiempo real.

La primera institución que censura una muestra de Hans Haacke será el Guggenheim de Nueva York, donde presenta Shaposky et al. Sociedades inmobiliarias de Manhattan, un sistema social en tiempo real, a 1 de mayo de 1971. Se censura porque era una crítica a la especulación urbanística llevada a cabo por la empresa Shapoisky.

El artista es muy crítico con las relaciones entre los agentes económicos, culturales y artísticos, ya que considera que esta relación hace que haya una influencia en la producción artística. Una frase que caracteriza perfectamente a Hans Haacke, que además pronunció él es: “Si el arte contribuye entre otras cosas a condicionar nuestro modo de ver el mundo y de configurar las relaciones sociales, entonces hay que tener en cuenta qué imagen del mundo promueve y a qué intereses sirve”.

En 1970 creará la instalación MoMA Poll cuya pregunta era: ¿Sería el hecho de que el gobernador Rockefeller no haya denunciado la política del presidente Richard Nixon en Indochina una razón para que tú no le votes en noviembre? Los espectadores debían poner su respuestas en dos urnas (dobló el SÍ al NO) y esta instalación es el primer ejemplo de esa crítica institucional.

Cowboy con cigarrillo es una obra del año 1990 en la que Hans Haacke transforma el Hombre con sombrero de Picasso en un anuncio de cigarrillos. Está realizado con papel pegado (collage), carboncillo y tinta. El collage es una mezcla de recortes de periódicos que hablan sobre el peligro de consumir tabaco, el patrocinio artístico y documentos internos de la empresa tabacalera Phillip Morris.

Es una de sus obras más polémicas, ya que la realiza para cuestionar el patrocinio de Phillip Morris a una exposición de arte moderno en Nueva York. Esta exposición era en el MOMA de Nueva York y trataba sobre Picasso y Braque, los dos nombres más importantes del Cubismo.

La obra quiere recalcar la idea de que los artistas son simplemente títeres, que se venden por grandes sumas de dinero y que solo quieren más y más beneficios. Haacke sugiere que el patrocinio de las empresas no solo tiene una parte desinteresada, sino que hay algo más. Hay que decir que esta obra está muy relacionada con Helmsboro Country, una crítica al senador republicano Helms, que tuvo su cruzada particular contra las ayudas culturales.

Haacke desde entonces ha expuesto en solitario en multitud de salas y desde entonces, muestra un interés por la relación entre el arte y la política.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s