Nueva figuración en el siglo XX: Francis Bacon

La Nueva Figuración se posiciona contra la pintura abstracta de los años 40-50′ y recupera la imagen y determinadas tradiciones del gesto. Se le llama “neo-figurativo” y utiliza la técnica del informalismo. Son tendencias expresivas que llevan a transformar la realidad.

A estos artistas de la nueva figuración los enclavamos aquí porque el artista refleja en sus obras la realidad que le rodea tal como es, aunque sea cruda, y ubica a la figura en contextos desgarradores y dramáticos, basándose en una libertad expresiva. Con esta libertad expresiva dan a la figura humana un sentido de vitalidad, de autenticidad… porque la saca de sus propios límites.

La nueva figuración empieza en la Exposición de 1961 llamada “Nueva Exposición” y enseguida tendrá repercusión. Por eso es un término con diferentes acepciones.

Francis Bacon (1909-92) hace una semi-figuración. Nace en Dublín pero era de padres ingleses, y ello determina su pintura. Sus padres eran ingleses protestantes pero vivía en la Dublín católica, y encima luego va a París, donde empezó haciendo objetos de decoración. 

Lo que le va a inspirar es la mugre. Conoce pintura fantástica y el color por lo de ser decorador, pero a la vez trabaja bajo la mugre. De este desorden es curioso cómo podían salir colores, etc. Su pintura es totalmente independiente a lo que estaba establecido.

En su primera exposición no tiene éxito, después empieza a pintar menos hasta que en el 1936 participa en la exposición surrealista internacional. Seguía estando fuera de margen porque no se le considera suficientemente surrealista, por lo tanto en Londres en el 37′ le permiten participar de “los jóvenes pintores británicos”.

Es un artista independiente respecto a las normas establecidas en lo que es lo pictórico, entonces su obra se relaciona mucho con la literatura contemporánea. Aplicaba el contenido fuerte que a él le traumatizaba en sus obras. Esto le une con Dellois, Kafka. El arte que propone es hacer que el espectador participe como un voyeur.

Su pintura es un acto furioso y muestra lo más animal, lo más bajo del hombre y por ello también está cerca de la realidad cruda, de ir hacia lo más bajo. Por tanto la obra de Bacon se ceba en el horror, en la violencia, esa violencia que hace de los seres humanos una deforme masa (deformación moral es lo que plasma). La obra de Bacon va a tener una herencia del surrealismo, pero del más intelectual, del más crudo, pero también del expresionismo tortuoso.

En 1933 hace Crucifixión. Es una obra extraña porque está inspirada en una crucifixión de Picasso. En el año 1934 participa con obras de este tipo en la exposición individual y tuvo poco éxito porque no fue entendido.

Con Figuras en el Jardín participó en la exposición surrealista internacional, que tampoco gustó. La figura como robótica extraña, un espacio claustrofóbico, y luego un perro… la figura robótica no la veían como particularmente surrealista.

Bacon está como en su propio mundo, su propio universo, algo que va a subrayar cuando entre en el Grupo de Jóvenes Británicos, donde empezará a hacer trípticos. Ejemplo del año 1944 es Figuras para la base de una crucifixión, que es un estudio, con ambiente claustrofóbico. Son bioformas terroríficas, pero con un colorido maravilloso. 

Está entre el surrealismo y el expresionismo. Se inspira mucho en la imagen de un cordero abierto, como se puede ver en Estudio de figura humana. Él siempre habló de que usaba mucho como apoyo la fotografía, para captar el movimiento. 

Otro ejemplo de su obra es Papa, donde aparece un personaje desfigurado, con unas pequeñas líneas que hacen suponer una estructura de cristal donde está encerrado el vacío, y dentro un hombre que representa un proceso de descomposición. Está basada en la obra de Inocencio X de Velázquez.

Usaba mucho las fotografías de Muybridge que se dedicó a estudiar personas y animales en movimiento. Los escorzos de las fotografías serán los que veamos luego en Bacon. Los personajes de Bacon son personajes desfigurados dentro de una especie de urna de cristal transparente, es como una arquitectura ligera y nos da la sensación de que está congelado el vacío.

Su vida es muy dispar, teniendo episodios de todo tipo: desde su educación rígida y estricta hasta llegar al extremo contrario.

Otra obra suya es estudio de la cabeza de Josh Greyer. Este hombre era su amante y se suicidó, y desde entonces tuvo un gran cargo de conciencia. Es una figura deformada.

En 1967 hace Tríptico de Lucian Freud y es uno de los cuadros que ha alcanzado más cotización. Está dentro de ese cubo de cristal claustrofóbico deformándose. Lucian Freud retratará también a Bacon.

Hará un autorretrato en 1971. A partir de este autorretrato va a tener una etapa en donde se dedica a hacer trípticos en memoria de su amante Josh. Ejemplo de ello es Tríptico in memoriam, usando gamas de malvas, rosados y verdes.

En los últimos años en esta versión de homenaje a Josh, tiene una serie llamado Black Triptics, una serie de trípticos negros. Son esos personajes víctimas de su propia soledad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s