El nuevo arte: Anish Kapoor

Anish Kapoor nació en Bombay (India) en 1954, pero vive en Londres desde los 19 años, donde estudió en la Chelsea School of Arts and Design y en 1974 ya participa en la Exposición Art into Landscape que se celebra en Londres.

En el año 1980, con tan solo 26 años, ya realiza su primera exposición individual en el estudio de Patrice Alexandre en París y desde entonces, el artista anglo-indio conocerá un éxito que llega hasta nuestros días. En 1990 será el culmen de su éxito cuando participa en el pabellón británico de la XLIV Bienal de Venecia. A partir de aquí, no para de exponer: Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, Palacio de Velázquez (Madrid), Guggenheim… La primera exposición que se hizo sobre Anish Kapoor en España fue en el Museo Guggenheim de Bilbao en el año 2010, y la muestra fue una retrospectiva de su trayectoria desde los años 70′ hasta la actualidad.

Anisch Kapoor ha sido reconocido desde el principio de manera internacional y le han dado el Premio 2000 (Bienal de Venecia de 1990) y además ha tenido un éxito arrollador en las exposiciones de la Tate Gallery de Londres y en el Magasin de Grenoble. Ha sido el primer artista vivo en llenar con sus esculturas las salas de la Royal Academy de Londres.

Su tratamiento del color hace que se le relacione con Reinhardt, Rothko y Newman y el estilo de sus esculturas recuerdan a Chillida y Serra, aunque es cierto que su obra está en dirección contraria a la tradición del arte moderno de Occidente. Anish Kapoor además, reconoce que tiene influencias tanto de las cultura hindú como de la hebrea en su obra.

Kapoor dice que se dedica a la escultura porque es donde ha habido los mayores avances en el arte durante los últimos cien años, desde Rodin hasta Richard Serra y Donald Judd. Según él, “la pintura siempre es ilusión, mientras que la escultura es real, física, y eso, curiosamente, la ha hecho avanzar“.

Kapoor se autodefine como un artista “transcultural” y va a mitos sobre el origen del mundo y del hombre (hindúes u occidentales, no importa cuales), como argumento principal de sus trabajos. En sus obras se preocupa de la representación de la idea de la fertilidad, el nacimiento y la muerte, siendo ejemplo de ello Mother as Mountain del año 1985.

Otro ejemplo es Wound del año 1988.

A lo largo de la década de los años 80′, se pueden ver en Anish Kapoor dos tipos de materiales: pigmentos (sobre estructuras de madera y fibra de vidrio) y la piedra (que incorpora a partir del año 1986).

Que cambie de material no significa que Kapoor deje de explorar en algo que le interesa mucho para su obra, el espacio. Este cambio de material le sirvió para dar un giro en su interés por el espacio: del lugar de la pieza hacia el interio de ésta para insistir en el vacío como oscuridad primigenia. Ejemplo de ello es Void Field (Campo vacío) del año 1989.

Muchas de sus obras son consideradas instalaciones y da mucha importancia al espacio inherente a la obra, al lugar que ocupa y a su escala. Para el artista lo más importante es que su obre logre es “auto-generada”, es decir, que no tenga marcas de la manufactura ni del proceso de creación, que ocupe un lugar en el mundo y que posea un nombre propio. Con todo esto, la obra adquiere un valor autónomo más allá de la existencia del artista ya que lo que importa es su mera contemplación.

Lo que hace Anish Kapoor es aproximarse a la materia a través de las formas y dialogar con los colores para comunicarlos, hundiéndolos en la profundidad para entender el vacío. Con esto, ha creado un lenguaje escultórico poético con el que narra las historias que ocurren en cada uno de los objetos. Anish Kapoor ha revolucionado la escena del arte contemporáneo con sus obras, a medio camino entre la escultura, la arquitectura y la instalación.

Kapoor es un artista integral, que domina todos los campos de la creación y que hace muchísimas mezclas y puede llegar a distorsionar el aspecto del espectador mediante sus esculturas de acero a través de un espejo.

Suele decir que su obra genera experiencias y sensaciones y sobre todo emociones, es decir, que lo que Anish Kapoor quiere es la abstracción total. Ejemplo de ello es Yellow, una gran masa de color amarillo donde el espectador no sabe si está viendo una mancha plana en la pared o experimenta una sensación de profundidad.

Anish Kapoor tiene diferentes series, entre las que destaca la Serie de cemento, donde hace unos dibujos de papel que después interpreta y por medio de una máquina que genera diferentes y variadas formas de cemento, se van creando esas formas que tienen las esculturas y donde demuestra que a él lo que le gusta es la imperfección.

Pero sin duda alguna, si alguna obra destaca por encima de las demás y el propio artista tiene más cariño, es Mi patria roja, un brazo de acero de 6 metros con forma de martillo y va siendo movido por un motor hidráulico.

El movimiento es muy lento y de forma circular, y el rodillo que tiene va arrastrando y deformando la materia, creando así un gran redondel rojo que se crea y se destruye a un ritmo geológico. Esta gran obra fue creada en el año 2003 y con ella vuelve a sus primeras obsesiones artísticas: color, forma y textura de los materiales con los que el artista trabaja”.

Para Anish Kapoor dice que el título de la obra tiene que ver con “la patria del ser desde el punto de vista personal y artístico antes que geográfico” y que el color rojo encarna “el color del interior”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s