Le Corbusier: la arquitectura y el urbanismo racionalista

La arquitectura racionalista está a favor de las formas puras y en contra del modernismo. Está influenciada por la pintura cubista. Es una tendencia que propugna la ausencia de la decoración y el uso de la industria y la técnica para la arquitectura. Desde el año 1928 el urbanismo progresista se difunde por la labor de los CIAM, y uno de los grandes impulsores será Le Corbusier.

La vivienda es asumida como un mínimo monumento habitable. La modernidad está basada en la técnica, industria, materiales… una nueva arquitectura de vanguardia, establece una ruptura. El punto de partida de nuevos materiales y nuevas estéticas determinarían a la larga una nueva ciudad, una ciudad del futuro.

No basta con el empleo de nuevos materiales (hierro, cemento, hormigón armado) ni un cambio de estética, también es necesario apropiarse de los métodos de la industria para satisfacer las necesidades estándar, una racionalización de formas universales de viviendas tipo con una concepción del hombre tipo muy parecida a la del pre-urbanismo.

Le Corbusier (artista multidisciplinar), establecería elementos básicos para la vivienda: la primordial sería vivir, luego el diseño de la zona habitable. Un ejemplo es la Casa Dominó, que determinaba un carácter muy sencillo, lo cual, permite obtener una libertad casi total en la composición de los pisos. El punto de partida, pues, no son las estructuras sociales y económicas, sino las arquitectónicas para resolver problemas de iluminación y distribución.

En 1920 realiza Le Corbusier la Casa Citrohan, que es independiente de la planimetría, ya que procura a priori un orden abstracto, ideal y vacío de elementos, perfectamente disponible para la combinación variada en distribución, pero cumple la función de habitar. Se logra a través de tabiques interiores, convertidos en pantallas de distribución, generadores de volúmenes. Los muros de carga habituales, desaparecen y son sustituidos por membranas que se pueden cambiar.

Desde el punto de vista de la vivienda, tenía el título como zona habitada con el mínimo modelo de vida. Se trataba de establecer las características fundamentales para construir una vivienda mínima. Va a estar más comprometido la vivienda con la sociedad. Se puede dar el problema como un modelo espacial, a la larga puede determinar la vida y organización social, económicas e intelectuales. Tomando la vivienda como punto de partida para la organización de la ciudad, se va hacer posible criticar y rechazar los modelos de los edificios propios de la ciudad tradicional, es decir, la ciudad burguesa.

Este tipo de edificios serán los modelos de chalets o edificios aislados, dependerá entre la relación de la propiedad privada del suelo o publico. Por el contrario, la vivienda como elemento habitable mínimo, podía integrar a todos los habitantes.

En el año 1923 surge la Ciudad Contemporánea de 3 millones de habitantes. El tejido de la ciudad está formado por los inmuebles villa (unión de casas dominó en un esqueleto de hormigón y asume la imagen de edificio). Domina el fondo no construido de la ciudad, son vacíos procurados por jardines y la inserción de la naturaleza y las vías de comunicación.

El inmueble villa se inserta en la Ciudad Contemporánea de Tres Millones de Habitantes, en torno a dos ejes de trafico rápido elevadas, esto conforma una especie de cruz, las arterias con una red de viales que comunican los diferentes sectores de la ciudad. Cada zona cumplimenta una forma diferente. 3000 habitantes por hectárea en edificios de 60 plantas. En el área directiva se extiende. Los inmuebles villa están separados de la grandes vías de comunicación

Las ciudades de Le Corbusier no son un tipo de ciudad uniforme sino que están pensadas para tener una estructura social segregada, los diferentes sectores dependerían de los individuos y a la clase social al que pertenecieran. En el Plan Voisin los edificios altos eran para oficinas de la élite social y estos rascacielos acogerían entre 400.000/600.000 puestos de trabajo.

Casas iguales para todos son un sentido colectivo, la idea de hogar tradicional debe desaparecer junto con la arquitectura local, debemos estar dispuestos a trasladarnos a cualquier lugar. Las viviendas serían iguales incluso los muebles.

El Plan de la ciudad de Chandigarh (1951) es una de las realizaciones más significativas de las construidas a finales del colonialismo, y pertenece a la India. Surge como independencia de la India, fue realizada por Le Corbusier, aunque falleció antes de verlo terminado. Está próxima a la cadena montañosa del Himalaya y llega a formar parte del paisaje urbano. Deja amplio espacio de construcción para disponer montañas de arena que tratan de mimetizar la cadena montañosa, que se dispone al Norte de la ciudad.

Anuncios

Un pensamiento en “Le Corbusier: la arquitectura y el urbanismo racionalista

  1. Esto es ¡sorprendente! No he leído algo como esto desde hace mucho . Es agradable encontrar a alguien con algunas ideas propias sobre este tema. Esta web es algo que se necesita en Internet , alguien con un poco de sinceridad. Un trabajo útil para traer algo nuevo a la red. Gracias de todos lo que te leemos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s