De lo conceptual a lo monumental: Jeff Koons

Jeff Koons nació en York (Pensilvania) el 21 de enero del año 1955. Koons estudió pintura en el Instituto de Arte de Chicago y en el Colegio de Arte de Maryland, aunque antes de dedicarse exclusivamente al arte, trabajó como corredor de bolsa en Wall Street.

Es un artista de la posmodernidad, es la vanguardia del consumo, arte sencillo, económico, de usar y tirar, es nuestro arte contemporáneo, cada vez más ennegrecido. Todas las acciones posmodernas en torno a los conceptos tradicionales de arte han ayudado a la infantilización de la sociedad, lo que conlleva a que el artista posmoderno sea autorreferencial.

Jeff Koons, por ejemplo, vio que el arte era un mercado. Se trataba de comprar y vender, de un negocio… no tenía por qué ser obras de arte, eran productos culturales y por ello, su manifiesto es el siguiente:

  1. El artista debe dar gusto a la masa.
  2. El espíritu de masas y la banalidad es cultura.
  3. El fin de sus obras es ayudar a la gente a reconocer lo que le gusta.

Jeff Koons comenzará a hacerse notar en la década de los 80′ y abrirá un taller personal con 30 ayudantes, que lo llevaba de una forma parecida a “The Factory” (el estudio de Warhol). Koons, es uno de los artistas vivientes más cotizados de los EEUU.

Su obra es clasificada muchas veces como minimalista o Neo-Pop, aunque en un principio, era una escultura conceptual que poco a poco, irá adquiriendo monumentalidad, como es el ejemplo de Puppy, en el Museo Guggenheim de Bilbao.

File:A Bibao - Puppy - de Jeff Koons.jpg

Su obra pretende conmover y criticar el consumismo con un toque de humor. Por ello usa objetos cotidianos y de poco valor para conseguir sus objetivos, algo que recuerda mucho a Duchamp. Aunque muchas de sus obras van en consonancia con lo conceptual, lo minimalista y pop, muchos críticos los han denominado como el principal artista kitsch, un término que surge en el año 1860 en Múnich, que consiste en la relación, de una manera estética, del hombre con las cosas y el ambiente.

Ejemplo de ese consumismo es una de sus obras más conocidas, Balloon dog, una escultura de globos que representa a un perro de color naranja, realizado en acero. Esta escultura, de 12 pies de altura, rompió el récord mundial de la obra de arte más cara vendida de un artista en vida.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s