El muralismo mexicano: David Alfaro Siqueiros

El Muralismo se inició en México en los primeros años del siglo XX por un grupo de pintores mexicanos vinculados a la intelectualidad que querían destacar en su obra los ideales que se habían creado en la revolución, mostrando la cultura y la enseñanza de los indígenas mexicanos. Tres son los principales artistas del muralismo mexicano: Diego Rivera (1886-1957), José Clemente Orozco (1883-1949) y David Alfaro Siqueiros (1896-1974).

David Alfaro Siqueiros (su nombre de nacimiento es José de Jesús Alfaro Siqueiros), nació en Camargo (Chihuahua) en el año 1896, y destacó en el arte de la pintura ya desde pequeño, junto a la atenta mirada de sus abuelos paternos.

El artista se caracteriza por pintar de manera esquemática, con dinamismo y con mucho colorido, intentando representar figuras con emociones intensas, como es el caso de El martirio de Cuauhtémoc (1950), ubicado hoy en día en el Palacio de Bellas Artes de Ciudad de México.

Resultado de imagen de el martirio de cuauhtemoc siqueiros

Siqueiros, militante del Partido Comunista Mexicano hasta el día de su muerte, llegó a su madurez artística hacia el año 1941, cuando se exilia en Chile. De esta etapa de madurez destaca, sobre todo, el mural de la Universidad Nacional Autónoma de México, el mural llamado El pueblo a la Universidad y la Universidad al Pueblo (1952), de 304’15 metros cuadrados. Es una magnífica “escultopintura”  con mosaicos de vidrio.

Siqueiros estuvo en la cárcel acusado por “disolución social” y cuando salió, en el año 1964, reunió tanto a artistas nacionales como internacionales para hacer un mural que ddecorara la Sala de Convenciones del Hotel Casino de la Selva. Debido a las dimensiones del proyecto, el mismo se trasladó a la Ciudad de México y es ahí donde se crea el Polyforum Cultural Siqueiros, un edificio multifuncional muy conocido por todo el mundo, donde se puede disfrutar también del mural La Marcha de la Humanidad.

PolyforumSiqueiros06.jpg

Sin duda alguna, la obra de Siqueiros creó un antes y un después en la pintura mexicana y en la pintura universal, pues sus formas, colores, líneas y temas, sentaron cátedra en muchos artistas posteriores

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s